Me gusta mueve, mueve.

24 Febrero, 2013—Cuaresma 2C—Iglesia de San Mateo & San Timoteo, Nueva York

Génesis 15:1-12, 17-18; Filipenses 3:17-4:1; San Lucas 13:31-35

 “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los mensajeros que Dios te envía! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos bajo las alas, pero no quisiste!

Como Jesús se lamenta por la gente elegida de Dios.  Él clama en frustración y amor.  ¡Ah, Jerusalén!  ¡Te amo! ¡Quiero cuidarte!  Pero tú lo haces tan difícil.

Hace unas semanas, Madre Carla nos preguntó que a dónde nos imaginamos a nosotros mismos en unos años—lo que haremos, con quién estaremos, cómo pasaremos nuestro tiempo y usaremos nuestros talentos… también nos preguntó que dónde nos imaginamos que Jesús quiere que estemos.  ¿Es el mismo lugar?  ¿Mis deseos de mí y los deseos de Dios de mí coinciden?  Quizás hay tensión entre cómo quiero pasar mi tiempo y cómo Dios quiere que pase mi tiempo.

¿Llama Jesús mi nombre en frustración y amor?  ¿Llama el suyo?

Tengo una confesión que hacer.  Soy una persona muy obstinada. Y también soy una persona que se preocupa de lo que otros piensan de mí.  Quiero ser querida, quiero ganar la aprobación de otros.  Hace unos años, vivía en Benin, África como misionera.  Tenía la intención de vivir allí dos años, pero pronto quedó claro que yo simplemente no podía quedarme.  Tuve que volver a los Estados Unidos. 

Y con esa realización vino el miedo de cómo otros percibirían mi decisión.  ¿Piensan que yo era débil?  ¿Una desertora?  ¿Una cobarde?  ¿Piensan que mi fe no era bastante fuerte?  A algún punto, sabía en mi corazón que irse a casa era la cosa correcta para hacer, que Dios cuidaría de mí en cada momento, ¿y qué importa lo que la gente piensa?

Después de esta revelación, estaba un poco enojada con Dios, “¿En serio?  ¿Me tuvo que traer a África para que yo pudiera entender esto?”  Y en mi corazón, podía oír la respuesta de Dios: “Sí, Lauren, eres tan obstinada.” 

Es cierto.  Soy obstinada.  Y a veces Dios tiene que usar mucha fuerza para enseñarme algo.

Como Jerusalén, somos el pueblo de Dios. Durante el bautismo somos “marcados y sellados como de Cristo para siempre”. Utilizamos el nombre de Cristo para identificarnos como cristianos. Y como Jerusalén, nosotros también podemos causar a Dios  gritar en lamento y frustración.

¿Está usted familiarizado con la frase “facepalm” en ingles, o “mano en la cara”?  Es cuando uno golpea su cara con la mano, significando vergüenza ajena—así:

 

Yo imagino que Jesús lo hace en los siguientes momentos:

Cuando Westboro Baptist Church levanta signos que dice, “Dios odia los Gays” en el funeral de un soldado.

Cuando un sacerdote se disculpa por participar en un servicio interreligioso memorial para los niños de Newtown. 

Cuando la iglesia trata de cubrir la pedofilia del clero u otros líderes.

Cuando estoy demasiado ensimismado para ver el hombre sin hogar sentado fuera de la puerta del seminario. 

Cuando chismeo sobre un compañero/a para sentirme más segura. 

Cuando ignoro una llamada de un amigo o un miembro de mi familia porque tengo cosas más importantes que hacer. 

¡Jerusalén, Jerusalén! ¡Cristianos, cristianos! ¡Yo! ¡Usted! ¡Nosotros!

Aún con su exasperación, Jesús quiere cuidar de nosotros.  “¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos bajo las alas!”  Es como si él grita, “¡Oye!  ¡Déjeme amarle!”

Ay, como podemos ser obstinados.  Las buenas noticias son: Jesús es obstinado también. 

Jesús está viaja mucho en el Evangelio de San Lucas.  Desde el capítulo 9 al capítulo 19, Jesús hace su camino de la región de Galilea a la ciudad de Jerusalén.  Me imagino que su viaje toma mucho tiempo porque él está tan ocupado curando la gente.  Cuando los fariseos dicen a Jesús  que debe irse porque Herodes viene para matarle, Jesús dice, “¡Díganle a ese zorro que estoy ocupado curando la gente y expulsando a demonios!”  Y nos recuerda que él esta en un viaje a Jerusalén.  Jesús sabe lo que va a suceder en Jerusalén.  Él sabe que está caminando hacia la muerte.  Pero morir es una parte del ministerio de Jesús, como curando los enfermos y expulsando demonios.  En efecto, morir es esencial para el ministerio de Jesús—hay que morir para conquistar la muerte. 

Y así sigue viajando, sigue curando, sigue luchando contra el mal a pesar de amenazas de Herodes y muerte inminente.  Esto es el Jesús obstinado.

Por eso estoy hablando de obstinación y viaje.  Porque también nosotros estamos en un viaje a Jerusalén.  Y también nosotros sabemos lo que nos espera—la muerte de nuestro salvador. 

Durante este tiempo de Cuaresma, pensamos en el sacrificio que Cristo ha hecho en amor por nosotros—él extendió sus brazos amorosos sobre el cruel madero de la cruz.  “¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los mensajeros que Dios te envía! ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina junta sus pollitos bajo las alas!” 

Nos preparamos para aceptar el amor de Dios por nosotros.  Nos preparamos para la vida que el Amor nos llama a vivir.  Estamos en un viaje. 

Y esta preparación toma tiempo.  Hábitos son difíciles de romper y de hacer.  30 días permanecen en la Cuaresma.  ¿lo llama Dios a usted?  ¿Oye frustración?  ¿Oye amor?  ¿Quizás ambos? 

¿Qué necesitamos para que el poder de Dios gobierne nuestras vidas?  ¿Qué necesitamos para vivir vidas arriesgadas, desordenadas, parecidas a Cristo?  ¿Qué necesito para alinear mis planes con los planes de Dios como Madre Carla nos ha pedido imaginar?  Quizás usted puede ser obstinado como yo.  Pero Jesús es obstinado también.  Y todavía nos quedan 30 días. 

Que la Cuaresma nos mueva y nos cambie.  Amén.

Tagged , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: