Tag Archives: testimony

Apocalypse Now

It’s not my habit to write sermons anymore.  I find I get too caught up in how I’ll sound (me-focused), therefore missing out on what the Holy Spirit might be saying (God-focused).  Lots of people can write great sermons and do.  I just find I preach better from a place of vulnerability, and I’m more vulnerable sans script.

But nights like tonight, before mornings like tomorrow, I sometimes question that wisdom.  Here we are, mere days after the most divisive election in my lifetime, and we get to grapple with an apocalyptic text from Luke: Jesus predicting the fall of the temple.  Couple that with Isaiah’s text that God is making a new heaven and new earth.

Of course these texts weren’t chosen in response to the election.  I preached the same text 3 years ago and I’ll preach it again 3 years from now… only every 12 years does this text fall after a presidential election.  And its real purpose is to prepare the way for the season of Advent–the coming of Christ.

Here are some truths about my parish: most will be hugely (not just slightly) heartbroken over the results of Tuesday’s election.  Most.  And yet a significant number will not feel heartache, but relief.  And everyone has to feel welcomed and loved and valued–because they are.  So how to tend to the wounds of the majority without ostracizing the few?  How to preach in light of the election, but not about it?  And how to do all that being true to myself without making it about myself?  The tenderness of the timing almost does require a script of sorts.

Here are some things I want to say–things I’ve said before about this text.

  • While Jesus is predicting the destruction of the temple–Luke’s gospel is written in retrospect of that same destruction.  Anyone who has ever heard or read this gospel has done so in hindsight of the events Jesus describes.
  • This isn’t just about the decline of a building–but of institutions, of ministry.  Some might feel like our nation is doomed after Tuesday.  Others have felt that for the past 8 years.  But we can’t let that overshadow the decline we see in other areas: like the church.  Just last week a parishioner posted a picture from our balcony, lamenting that the pews are only ever half-full at the 11:15 service anymore.  And then there are declining relationships–marriages that feel as if they are falling apart.  Strained familial ties.  Best friends you aren’t sure you really know or understand anymore.
  • Clearly, this gospel is for us.
  • Our “temple” of St. Luke’s has been thrown down before–literally shelled only months after being established.  We have come out of the ruins.
  • We’ve been led astray by false teachers before–all of us.  Whether it be at work, at school, at church, or in our national landscape.
  • Our kingdoms have been at war, as the veterans we celebrate this weekend can so ably attest to.  In fact this church was born out of war.
  • We know something about natural disasters too–even as our neighbors just North of us suffer from wildfires–so close we can smell it if the wind blows our direction.
  • Betrayal, hatred and death are daily realities.
  • And YET, Jesus says we will not perish–we will endure.  And the fact that this church still stands and that this nation still stands is a testament to that truth.
  • Most importantly–Jesus says this is our opportunity to testify.  Every single one of us gathered in this room is called to testify.  To give witness.  To proclaim.  Not in our facebook statuses, but in our lives.  Does your life, does my life, testify that Jesus is the risen Christ?  That Jesus is the living Christ?  That love conquers death and faith conquers fear?
  • I know that it can be hard to testify when you feel your “temple” (whether it be our country, our church or our relationships) is in shambles.  It is so much easier to testify when we feel like we’ve been vindicated, when we’re making progress, when we’re on top.  The truth is that fear breaks down creativity.  And many of us are facing varying kinds and varying levels of fear right now.
  • But lets take a look at Isaiah.  “For I am about to create new heavens and a new earth.”  Folks, testify from that hope–the hope of God’s vision of the future.  Read through that text again and remember that God is at work in the world–even at this very moment–and that we are invited to share in that work and creativity.  We don’t have time to be stifled by fear. It’s time to get busy.

All of this brings me to one of my favorite prayers in the Book of Common Prayer.  It’s one that can be used at various times, but it is always used at ordination services of deacons, priests and deacons.  I think it’s important to share it the week following baptism.  Last week we renewed our baptismal covenant, as we do several times a year.  We promised to seek and serve Christ in all persons.  We promised to respect the dignity of every human being and to work for peace and justice in the world.  And in so doing, I want to remind us all that this week’s gospel calls us ALL to testify, for we are ALL among what church types like to call, “the priesthood of all the baptized.”  So remembering that you are all part of this priesthood, be it ordained or not, I share with you this prayer at ordination:

“O God of unchangeable power and eternal light: look favorably on your whole church, that wonderful and sacred mystery; by the effectual working of your providence, carry out in tranquility the plan of salvation; let the whole world see and know that things which were cast down are being raised up, and things which had grown old are bing made new, and that all things are being brought to their perfection by him through whom all things were made, your Son Jesus Christ our Lord; who lives and reigns with you, in the unity of the Holy Spirit, one God, for ever and ever.”

Amen.

Advertisements
Tagged , , , , , , , ,

Ser la resurrección

17 noviembre, 2013—Proper 28—Iglesia de San Mateo & San Timoteo, Nueva York

2 Tesalonicenses 3:6–13; San Lucas 21:5–19

Si están familiarizados con la historia de esta congregación, San Mateo & San Timoteo, conocen que el edificio de la iglesia ha sido destruido cuatro veces desde su incepción en 1797.  Este mismo edificio en el cual nos sentamos ahora fue reconstruido en 1969  después de haber sido quemado en 1965.

Si han estado aquí en los últimos 15 años, ya saben que el barrio y la congregación han visto mucho cambio.  Hace menos de 2 años que estoy aquí, pero las 5 semanas pasadas, he escuchado las historias de varias personas en esta iglesia durante nuestras reuniones hablando del libro “Radical Welcome.”

Lo que he aprendido de todos ustedes es que esta iglesia era un lugar seguro cuando había demasiado peligro en el barrio.  Que a un tiempo no se podía caminar desde Columbus Avenue hasta Amsterdam a menos que primero anda unas cuadras al norte o el sur para eludir las drogas y la violencia.  En este tiempo, San Mateo & San Timoteo era un refugio de celebración, adoración, estudios, lenguas y relaciones.

El barrio es un lugar más seguro ahora, pero con el aumento de seguridad viene el aumentado de rentas—hasta que algunos son obligados a irse, o a quedarse, pero se sienten como extranjeros.  Y los cambios han tenido graves consecuencias para nuestro hogar espiritual también.  Miramos alrededor y nos sentimos anémicos—nostálgicos de los días cuando los servicios eran ruidosos con niños y los bancos estaban llenos de amigas.

Nosotros no somos muy diferentes al escritor del Evangelio de San Lucas y la gente que lo habría oído primero.  No se conoce la fecha exacta de este Evangelio, pero muchos estudiosos creen que fue escrito después de la destrucción del templo descrito en nuestra lectura de hoy.  Así que, mientras que Jesús predice la destrucción del templo, la narración de San Lucas está escrito en forma retrospectiva.

Y si la destrucción del templo no era suficiente ya, los versículos inmediatamente después de la conversación de la lectura de hoy hablan de un cambio serio en el barrio—el imperio de los gentiles en lo que era una tierra judía.

El punto es: este mensaje es para nosotros.  Este evangelio es el nuestro.

Jesús dice que el edificio del templo será destruido, cuando no quedará ni una piedra sobre otra.  Esta iglesia ha visto lo mismo.

Dice que nos encontraremos con falso maestros que nos llevan por mal camino.  Nuestro mundo ha conocido muchos.

Dice que las naciones y reinos estarán en guerra, uno con el otro.  Los veteranos que honramos esta semana pueden hablar sobre esa verdad.

Advierte de las epidemias y los desastres naturales.  Recordamos el huracán Sandy el año pasado mientras que oramos por las víctimas de tifón de esta semana en las Filipinas.

Advierte de la traición  del odio y la muerte—una amenaza cada día.

Y aún todo esto, Jesús dice que no pereceremos.  Perduraremos.  Y nos dice que esta es nuestra oportunidad para testificar.

No es fácil dar testimonio cuando el templo está en ruinas y su comunidad es un remanente fiel entre extraños.

Y no estoy tratando de decir que nuestra iglesia ha caído y nuestros vecinos son enemigos.  Esta comparación no es perfecta—y gracias a Dios que no lo es.  Pero es una oportunidad para reconocer los desafíos del tiempo de Jesús y de nuestro propio tiempo, y a escuchar el llamado de Jesús en medio de todo, que nosotros somos la gente de resurrección que proclaman una historia de la resurrección.

Es más fácil testificar cuando las cosas van bien, cuando nos sentimos fuertes y seguros.  Digo a la gente todo el tiempo que yo trabajo en la mejor parroquia con la mejor mentora.  Digo a personas lo maravilloso que son todos ustedes y cómo bienvenida todos me hacen sentir.  Yo les digo que buen trabajo puedo hacer aquí—como trabajar en el “Soup Kitchen” el año pasado, predicar en dos idiomas, facilitar un estudio de libro.  Para mí, haber estado aquí sólo 18 meses en lugar de 18 años, es fácil apreciar el ministerio vibrante de San Mateo & San Timoteo.

Pero tenemos que testificar cuando nos sentimos débiles también, y puedo entender cómo aquellos que han experimentado la transición en nuestra comunidad y en nuestra iglesia pueden sentirse que el testimonio es un trabajo duro.

La carta de Pablo a los Tesalonicenses habla de trabajo duro.  Casi parece que está escribiendo a los empleados de un negocio, pero realmente está hablando a los cristianos en la iglesia primitiva.

Mi frase favorita es, “Pero hemos sabido que algunos de ustedes llevan una conducta indisciplinada, muy ocupados en no hacer nada.” Notan que Pablo no equiparar ser ocupado con trabajo.  Los Tesalonicenses aparentemente estaban muy ocupados en su ociosidad.

Nueve York es un lugar muy ocupado—te lo dice como alguien que claramente no es de aquí.  Mi nivel de actividad ha llegado a el punto más alto, y supongo que se deben sentir muy ocupados como yo.  A veces, estoy tan ocupada que no puedo hacer cualquier trabajo.

Estos son algunos ejemplos:

Cuando estoy tan ocupada preocupada por un examen que no me puedo concentrar en el estudio que debo hacer.

Cuando estoy tan ocupada escribiendo un sermón que olvido escuchar al Espíritu Santo.

Cuando un seminario está tan ocupado por la banca rota que se olvida que es una extensión de la iglesia primero y un negocio segundo.

Cuando estamos tan ocupados preparando la comida para “Soup Kitchen” los domingos que olvidamos de preparar nuestros corazones para servir al prójimo con dignidad y amor.

Cuando estamos tan ocupados extrañando a tal persona que no viene a la iglesia que olvidamos llamar a esta persona para saber como está, o olvidamos preguntar como está la persona que está aquí, presente con nosotros.

A veces estamos tan ocupados lamentando la destrucción del templo que olvidamos a testificar a la promesa de la resurrección.

A veces personas me preguntan por qué estoy entrenando para ser sacerdote cuando iglesias por todas partes están experimentando decaencia.  ¿Dónde está la seguridad del empleo en esto?

La verdad es que estoy entrenando para ser una sacerdote en una iglesia que predica la resurrección—Cristo ha muerto, Cristo ha resucitado, Cristo volverá.  Practicamos la resurrección cada vez que venimos a esta mesa para recibir el cuerpo roto de Cristo, y practicamos la resurrección cuando nos convertimos en lo que recibimos—Cristo vivo en nosotros, en nuestra iglesia, en el mundo.

Y es cierto que nos sentimos débiles a veces.  Pero aquí es donde venimos para la comida espiritual que necesitamos para resistir.  No para ser ocupados, pero para ser testigos de un Cristo resucitado.

En unos momentos preparamos esta mesa para nuestra comunión—todos juntos.  No importa si usted está el el altar o en un banco, eres integral en compartir el cuerpo de Cristo.  Juntos profesamos una fe audaz y rezamos oraciones audaces.  Su testimonio es tan importante como la mía, o de diácono George, o de Madre Carla.  Este es nuestro trabajo.  Pero no es el punto final de nuestro trabajo.  Testificamos a un Cristo resucitado en estas paredes juntas, y luego seguimos dando testimonio cuando vamos adelante en el mundo.

Jesús nos dice: “Esto le dará la oportunidad de testificar.”  Señor, ayúdanos ver las oportunidades aquí entre nosotros.  Ayúdanos a ser la iglesia resucitada.  Amén.

Tagged , , , , , , ,